viernes, 18 de enero de 2013

Alimentación y estrés (stress)

El estrés puede ser definido como una respuesta generalizada e inespecífica del cuerpo a cualquier factor que lo abruma o amenaza con abrumar las habilidades compensatorias del cuerpo. Las emociones que comúnmente acompañan al estrés son: ansiedad, depresión, malestar, ira, apatía y alienación.  La conducta alimentaria asociada al estrés  se define como tratar de sentirse mejor al beber o comer en una situación estresante. Las respuestas al stress crónico también dan lugar a modificaciones conductuales tales como consumo de alcohol, tabaquismo y el comer (1).

En relación a la cantidad de calorías consumidas, Torres y Nowson (2)  investigaron la severidad de un evento estresor (examen escolar) sobre el consumo de comida en 225 hombres y mujeres estudiantes universitarios. El total de la energía consumida fue significativamente mayor en el día del examen al compararla con el día libre de stress (2225 vs 2074 Kcal, respectivamente) (2).

Al considerar el tipo de comida consumida, el efecto del stress en la ingesta de grasa y azúcar ha sido investigado en humanos. En un gran estudio con 12.110 individuos, un mayor stress estuvo asociado significativamente con una dieta alta en grasa (2).

Fuente:
(1) Greeno CG, Wild RR. Stress induced eating. Psicol.  Bull 1994;115:444-64.
(2) Torres SJ, Nowson CA.  Relationship betwen stress, eating behavior, and obesity. Nutrition 2007;23:887-94.

Si usted identifica conductas como las anteriores que no puede resolver por cuenta propia, una orientación con su especialista de nutrición y el tratamiento con psicoterapia podrían ayudarle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada