domingo, 20 de enero de 2013

Cáncer y dieta

El cáncer es una enfermedad en la cual intervienen muchos factores tales como los genes, el ambiente y la alimentación.

Respecto a la alimentación, existen ciertos componentes de los alimentos que deben ser consumidos con moderación o, mejor aún, deben ser evitados. Ejemplo de ellos son las comidas contaminadas con toxinas producidas por hongos (por ejemplo, aflatoxinas) y carnes procesadas que contengan nitritos. La carne que es cocinada a altas temperaturas, como a la parrilla, o frita con sartén, eleva el riesgo de producir cáncer porque se producen unas sustancias denominadas aminas heterocíclicas, que son carcinogénicas.

Se debe  evitar:
-La carne curada con sal durante su preparación.
-Ácidos grasos trans: contenidos en la margarina, mayonesa, pastelería, comidas rápidas y comidas procesadas.  El énfasis debería ser no tanto la disminución de la cantidad total de grasa que se consume, sino sustituir la grasa mala (ácidos grasos trans) por grasa buena (ácidos grasos omega 3, contenidos principalmente en el pescado).

Recomendaciones:
La dieta Mediterránea, la cual promueve el consumo de ácidos grasos omega 3 y limita las carnes rojas y grasas saturadas, ha sido asociada con un menor número de casos de cáncer.
El Instituto Americano de Cáncer recomienda mantener un peso saludable evitando la ingesta de alimentos ricos en calorías y bebidas azucaradas. También hace énfasis en consumir frutas y vegetales variados, limitar el consumo de carnes rojas, carnes procesadas y alimentos procesados con sal.
La Sociedad Americana del Cáncer recomienda al menos dos tazas y media de vegetales al día, 5 porciones de frutas y el consumo de granos.

Fuente:
Mullin G. An Integrative Approach to Cancer Prevention Through Nutrition. NCP 2012;27:701

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada