viernes, 5 de junio de 2015

¿Cuál es el problema con las placas o trombos?

Todos hablan de ellos, pero no estamos muy claros qué son. Es necesario saber un poco más sobre esta lesión tan común de los vasos sanguíneos, característicos de la enfermedad cardiovascular. Veamos de una manera sencilla:

En la aterosclerosis se forman, en la pared de las arterias, engrosamientos que crecen hacia el interior del vaso sanguíneo. Estas placas están formadas principalmente por grasa, fibrina, células y calcio.
Dibujo de una placa
Imagen: ehu.eus

El problema de estas placas o ateromas es serio. Ellas van estrechando progresivamente el espacio por donde circula la sangre (luz de las arterias). En ciertas condiciones esto trae como consecuencia un paso insuficiente o escaso de sangre hacia el corazón. Como la sangre transporta oxígeno, y el corazón está constantemente trabajando, el aporte de oxígeno puede ser menor al que el corazón necesita, produciendose lesión o isquemia del músculo cardíaco y, eventualmente necrosis. Es decir, un infarto.

En otros casos existen trombos que se desprenden de arterias periféricas o lejanas, como las de las piernas. Estos pueden viajar por el torrente sanguíneo e ir a otros lugares, y alojarse en el corazón (produciendo infarto), cerebro (generando un accidente cerebrovascular) o en los pulmones (ocasionando un tromboembolismo pulmonar), entre otros, con complicaciones muy graves.

De ahí la necesidad de ponerse en acción con los factores modificables de la enfermedad cardiovascular, sobre la cual les hablé en la entrega anterior.

Acción! Siga leyendo el próximo post....sobre los factores prevenibles de la enfermedad cardiovascular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario